¡Haz que las cosas sucedan!

¡Haz que las cosas sucedan!

2661
Compartir

Haz que las cosas sucedan

Si queremos el éxito en nuestras vidas, uno de los secretos es hacer que las cosas sucedan. Para ello no necesariamente tiene que realizarla uno mismo.

Delegar consiste en dar a otro el poder, la autoridad, la autonomía, la facultad o la responsabilidad para que pueda tomar decisiones, resolver problemas, desempeñar funciones o ejecutar tareas, sin necesidad de que nos tenga que consultar u obtener nuestra aprobación.

 

¿Por qué es tan importante aprender a delegar?

Entre los beneficios más importantes derivados de la delegación de autoridad de forma adecuada se pueden mencionar:

  • Los líderes de equipo pueden dedicar su tiempo a ejecutar tareas más estratégicas orientadas al desarrollo del negocio y delegar las tareas operativas a otros empleados.
  • Delegar tareas que requieren habilidades especiales que no se tienen o en las que no se destaca a personas que sí las tienen, es un camino seguro para aumentar la productividad.
  • Es un gran mecanismo para desarrollar profesionalmente a los miembros de un equipo ya que cuando un jefe delega en un subordinado, lo más probable es que logre aumentar su motivación y si el trabajo se hace bien, este puede ir evolucionado dentro de la organización.

delegar

 

Otro tema importante para tener éxito en el trabajo es saber distinguir entre eficiencia y eficacia.

La eficiencia se refiere a hacer las cosas bien, es obtener el mejor o máximo rendimiento utilizando un mínimo de recursos. La eficacia, por otra parte, es hacer las cosas de la manera correcta y de esta manera alcanzar el resultado deseado.

La eficiencia se centra en el proceso que se sigue para lograr algo, tomando en cuenta los “medios”; mientras que la eficacia se centra en el logro o alcance final, es decir en los “fines”.

Para ser eficiente se requiere de una disciplina rigurosa. Esto puede conllevar a que las personas se vuelvan muy metódicas, calculadoras o que sean un tanto inflexibles. Mientras que para ser eficaz se crean estrategias que funcionan a largo plazo, y por esta razón las personas eficaces tienden a ser más adaptables a su entorno y a las circunstancias.

Ya que la eficiencia se trata de hacer las cosas bien. Pero hacer lo mismo puede desalentar o ir en contra de la innovación. Contrario a la eficacia, en la cual se fomenta la innovación, ya que se exige que la persona sea crítica y piense por sí misma; para de este modo poder lograr su mayor objetivo.

No es suficiente hacer algo bien, sino hacerlo adecuadamente. Con éste cambio de actitud, pasarás de ganar dinero a tener mucho éxito en tus actividades.

Hasta la próxima!