Ambición de éxito

Ambición de éxito

2521
Compartir

Ambición de éxito

Todo lo que has hecho en ésta vida empezó con un deseo, una ambición. La ambición está en la base de todo.

Muchas veces las personas confunden la palabra ambición con algo malo. Desde pequeños se nos ha enseñado que no debemos ser ambiciosos, que no debemos querer más de lo necesario y que incluso debemos ser “humildes”.

Sólo hay un pequeño problema con esto, y es que están confundiendo la ambición con la avaricia y la codicia.

Son cosas MUY DIFERENTES.

 

La ambición es una energía poderosa. Es querer, crecer, tener, expandir, explorar, avanzar, descubrir, conseguir.

Intentar aplacar la ambición es querer luchar contra algo para lo que estamos programados como humanos que somos. No hay nada de malo en la ambición. ¿O crees que la Vida nos ha diseñado mal y piensas que debemos corregirlo?

Es muy gratificante cuando alcanzas un objetivo. Es la realización misma, una sensación con la que te sientes pleno, orgulloso de ti mismo, poderoso, capaz y valioso.

Haciendo una cita célebre de Salvador Dalí romperemos el hielo para empezar el tema.

“A la edad de seis, quería ser cocinero. A los siete quería ser Napoleón. Desde entonces mi ambición ha crecido sin cesar.”

 

La ambición no es algo únicamente material, no sólo se desea una casa mejor, un carro del año o un sueldo mensual más alto. La ambición es un desafío que nos ponemos a nosotros mismos y que nos impulsa a llegar a una versión mejorada de nosotros mismos. A su manera, la ambición es la pasión que nos mueve a alcanzar un objetivo que ansiamos conseguir.

ambicion-es-buena

 

La ambición es el motor de los emprendedores, de las personas de éxito y de quienes han llegado lejos alguna vez en la vida.

Lo importante es que no confundas la ambición con la avaricia y la codicia, que respectivamente son: una inclinación o deseo desordenado de placeres o de posesiones y un afán excesivo de riquezas, sin necesidad de querer atesorarlas.

Por supuesto que podemos tenerlo todo, por supuesto que debemos darnos permiso para querer lo que queremos con libertad y sin remordimientos. Porque para tener todo lo que anhelamos, primero hay que creerlo posible, pero esto es otra conversación.

 

El “no se puede tener todo” es una frase que usamos como bálsamo para no pensar en lo que, a pesar de no tener y no haber conseguido aún seguimos queriendo. Porque tus anhelos te perseguirán toda tu vida, aunque intentes enterrarlos en el más oscuro y polvoriento rincón de tu corazón. Tus anhelos no son cajas de cartón que puedas olvidar así no mas.

 

Te invito a ser ambicioso sin censuras ni prejuicios. Sí, tú. Partiendo desde el punto donde estés. Da igual si estás en el más profundo de los agujeros y no sabes cómo saldrás de esta o si las cosas te vienen de cara y no osas pedirle más a la vida por temor a parecer desagradecido.

 

La ambición es necesaria porque sin ella retrocedemos, aflojamos y nos conformamos con una vida gris.

Vivimos y trabajamos en un sistema en el que todo es posible. Basta con atreverse y querer.

 

Hasta la próxima!